viernes, 15 de diciembre de 2017

Grupa de estudio 2018 "Intervenciones populares en políticas de géneros"



A cargo de la Mg. Clara Attardo.

Psicóloga (UBA), Máster en género, sociedad y políticas (FLACSO), Especialista en Promoción y Educación para la Salud (RIEPS), doblemente Diplomada en estudios interdisciplinarios de género (UCES y FLACSO), Docente e investigadora (Ex Estudios de Género Facultad de Psicología UBA), Actual docente UNGS (Diplomatura en Géneros, Políticas y Participación); Consultora para las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Funcionaria pública (Ex Políticas de Género Municipio de Morón, Ex Programa de Prevención de Cáncer Cervicouterino-MSAL, actual equipo de la Dirección de Género y Diversidad Sexual Municipalidad de Pilar).
Capacitadora de equipos profesionales. 
Militante feminista conurbana.


Objetivos de la grupa
-Actualizar conceptos
-Tejer redes
-Fortalecer y Generar propuestas


Bloques de estudio

1. Géneros y Políticas Públicas. Políticas LGTBI. Planes de igualdad de oportunidades. Transversalidad de géneros.

2. Interseccionalidad. Aportes y tensiones con el feminismo descolonial.

3. Géneros y políticas de promoción de la salud.

4. Evaluación. Sistematización. Investigación Acción Participante (IAP).

5. Análisis de experiencias nacionales e internacionales. Marcos normativos.


Frecuencia mensual, primer sábado de cada mes.
Comienza el sábado 7 de abril de 2018!!!! culmina en noviembre, de 10 a 12 horas. 
Zona Muñiz. San Miguel, Conurbano Bonaerense.

Honorarios profesionales: 650 pesos argentinos por encuentro (mensual); 15 % de descuento a grupas (más de tres personas).

Una vez incriptes en la grupa, en el mes de marzo 2018, recibirán el programa detallado con los textos que se trabajarán en cada bloque.



Si te anotás en la grupa te comprometés a
-Estar al día con las lecturas
-Tener continuidad con el proceso
-Asistir con puntualidad

Te espero! clarapsi@gmail.com o  FB Clara Attardo para consultas.

domingo, 12 de noviembre de 2017

¿Es posible la transversalidad de géneros?. Feminismos Callejeros

Se habla (en el mejor de los casos) de transversalidad de "género" pero se desconoce en general que transversalizar es un proceso técnico y político que requiere presupuesto, capacitación técnica, capacidad de medir con indicadores la evolución de dicho proceso y entender la matriz particular que se forma cuando cada área intenta transversalizar.  Entonces el proceso se vuelve intersectorial e interseccional... 
¿Es posible la transversalidad de géneros?. ¿Es deseable la transversalidad de géneros?.
¿Qué diferencia hay entre las políticas integrales (coyunturales-transversales a la vez) con el paradigma que homologa "género" a atención de la mujer cis considerada objeto asistenciable?. 
Falta mucho por discutir y avanzar...acá desde 2017 disparo preguntas no resueltas y que me hacen pensar que el futuro está en los aportes LGTTTBIQ, en los feminismos descoloniales latinoamericanos, en los feminismos barriales y como nos vienen a recordar las mujeres kurdas con su jinology (la ciencia de las mujeres, hecha por las protagonistas), en la Educación Popular ....
La academia, las legislaciones y las políticas de estado suelen recoger bastante tarde lo que ya se gestó en cada barrio, en cada plaza, en cada asamblea; en la vida cotidiana. Porque las cotidianidades son necesariamente diversas, integrales, interesectoriales, interseccionales y profundamente políticas.
Las políticas públicas, los conceptos académicos, los programas preventivos y asistenciales, las legislaciones siempre están a la cola de los movimientos sociales porque cuando los primeros fueron, los feminismos callejeros ya fueron y volvieron.
...Transversalizar es estallar las lógicas binarias con las que se pensaron las instituciones, creo que de otra forma es imposible.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Entre dos mundos. Académica y funcionaria: “Desquiciando y nomadeando”

En primer lugar les cuento de qué NO se trata este artículo:

a-Autobombo
b-La vinculación profesión-maternidad, tema harto discutido, tema que me harta dado que no tiene soluciones y siempre se hace lo que se puede.

Dicho esto me da vueltas en la cabeza en estos días de actos de colaciones, presentaciones de tesis, congresos, a la vez que se suceden acciones en el ámbito de las políticas públicas, la gestión como parte de la vida laboral, las negociaciones, los talleres en los barrios, las escuchas a las violencias, el empleo como profesional en las trincheras; en los bordes de las salas de espera, las escuelas, los hospitales, y mil lugares más.

Pensaba por qué elegí el duro camino de sostener la simultaneidad del trabajo académico, con docencia, investigación, gestión académica y el trabajo como funcionaria pública al mismo tiempo. Funcionaria siempre con roles de coordinación técnica, pero no hay nada técnico que no sea político, ya lo sabemos.

Si bien amo la docencia y me gusta investigar jamás se me cruzó ser académica pura, como tampoco se me cruzó que al fin tenía un trabajo técnico estable y el “oficio aprendido” por lo cual para qué seguir sosteniendo fuera de horario y  sorteando enormes distancias, el trabajo académico.

Es la clara convicción de que me cuesta concebir al saber como un producto de escritorio-con todo respeto lo digo no me maten-. Me cuesta entender que el trabajo en “terreno” sea como una especie de pozo de petróleo al cual visitan para extraer experiencias que luego se sistematizan y se presentan como las verdades que paradójicamente consumen las personas que circulan por las trincheras, siendo ellas mismas las creadoras (muchas veces no consientes) de la matriz de ese saber.

Por otro lado trabajando en las gestiones públicas, en políticas públicas, las instituciones, sus ritmos a veces acelerados, a veces cristalizados en un letargo para mi gusto angustioso,  se ejercen “ a veces” (ponele)  los oficios sin pensar, evaluar, sistematizar; con bajo nivel de rigurosidad y la necesidad de continuar capacitándose se va diluyendo. No negaré  las precariedades laborales y otros factores que hacen difícil ser rigurosas  trabajando, pero muchas veces la precisión, la actualización brillan por su ausencia reemplazado por la atención a la urgencia o bien a que el día se realice haciendo lo que hay que hacer (aclaro no es que en el ámbito académico no pase).

Trato de no ser lapidaria ni de generalizar porque nada es monolítico y siempre hay instituyentes, simplemente expreso lo que muchas veces siento y es el motor de mi nomadismo.

Sostener la tensión, los puentes e interrelaciones de las praxis con las conceptualizaciones me permite:
-No molestar a nadie con preguntas de investigaciones (es una humorada).
-Vincular permanentemente los nuevos conceptos con las prácticas cotidianas.
-Construir saber-hacer.
-De-construir las dicotomías ya re perimidas  entre teoría y práctica.

He decidido como posición profesional mantener la doble labor académica y técnica en las gestiones públicas porque me gusta “desquiciar” esa relación dicotómica entre lo que se piensa y lo que se hace, ya que quiero hacer lo que pienso y pensar lo que hago.  Mucho más cuando mi campo de acción es contra hegemónico y tengo que convencer a mucha gente, no lo voy a hacer vendiendo fruta. Saber fundamentar con evidencia es un acto plenamente político y elegido conscientemente.

Sí!, es el doble de laburo, llego a “desquiciar literalmente” cada fin de año, pero tengo la convicción de ser trans- trans disciplinada, trans disciplinaria, que todo binarismo y todo compartimiento estanco debe estallar a pura creatividad, a pura innovación, pero la novedad enmarcada en conceptos rigurosos te permite pelearla desde adentro de otra manera, lográs a la larga, o al menos eso parece, un poco de respeto y BUENOS RESULTADOS! cuando se demuestra que hacés lo que decís, que haces pensado;   que pensás lo hecho.

Creo que esto es el futuro, esos límites difusos que ya no se llamaran IAP (investigación acción participante), sino que este nomadismo será parte del quehacer propio y ya pensaremos como fundirle los límites que tenga.

Mi trabajo es desquiciar, nomadear, no ser de ningún lado y ser de todos a la vez, en uno y mil mundos.



sábado, 4 de noviembre de 2017

Resultado de la Tesis de Maestría “Las Voces de las Mujeres en las Políticas Públicas”



 “Las Voces de las Mujeres en las Políticas Públicas”
Género,  subjetividad y políticas públicas de promoción de la salud. Municipio de Morón, Provincia de Buenos Aires, 2004-2012.
PRIGEPP-FLACSO

Autora
Mg. Clara Attardo. EN CASO DE SER UTILIZADA LA PRESENTE INFORMACIÓN DEBE SER CITADA RESPETANDO LOS DERECHOS DE LA AUTORA.


“Es la voz de las mujeres, la conocemos, y podemos convertirla en literatura, en escritura, para otorgarle el poder, la palabra”.
Marcela Lagarde y de Los Ríos

El presente trabajo1 se propone visibilizar y sistematizar que el proceso de transformación de un grupo de mujeres tiene relación con la rigurosidad técnica, la decisión política, los recursos financieros y la perdurabilidad en el tiempo de un programa tendiente a la equidad de género que propone y potencia la participación y toma de decisiones de las mujeres en todas las líneas de intervención del mismo.
La propuesta es exponer los resultados de la tesis de maestría, que parte de una investigación realizada por la autora en el período en que formó parte de la Dirección de Políticas de Género del Municipio de Morón entre los años 2007 y 2012.
Dichos resultados permiten establecer la vinculación entre las políticas públicas con perspectiva de género y los grados de transformación de las subjetividades de las mujeres que participaron en ellas.
La investigación se focaliza en las dimensiones de “ciudadanía”, “autonomía” y “autocuidado” de las mujeres entrevistadas y cómo estas fueron potenciadas por las políticas de género implementadas.
Esta  investigación acción participativa explora los modos en que impactaron las políticas de género, específicamente la participación de las mujeres en el programa “Consejo Municipal de las Mujeres;” en las subjetividades entendidas como políticas.
El objetivo de presentar estos resultados es describir  buenas prácticas en políticas públicas con perspectiva de género, a fin de ser sostenidas y replicadas.
Género, generaciones y cambios en las vidas de las mujeres entrevistadas
A partir del recorrido sobre las experiencias de las mujeres entrevistadas se ha podido identificar que el programa Consejo Municipal de las Mujeres ha promovido y acompañado cambios en las vidas de las mismas.
La promoción de la salud integral de las mujeres a través del fortalecimiento de la autonomía, la ciudadanía y el autocuidado ha generado transformaciones en sus vidas, subjetividades y por ende en sus capacidades de hacer política pública local.
En el presente apartado se rescatan algunas particularidades generacionales de las mujeres entrevistadas. Todas ellas refieren ser de las primeras en sus familias en participar políticamente, pero es de interés analizar algunos aspectos generacionales.
Por un lado, las mujeres entre 40 y 80 años han podido cuestionar un modelo de femineidad tradicional en el cual desarrollaron gran parte de sus vidas.  Es de interés rescatar el valor y esfuerzo del proceso llevado adelante por las mujeres de mediana edad. Las mujeres mayores se han mostrado en un proceso de creciente individuación y libertad. Es posible evidenciar que para las mujeres entrevistadas, participar en el CMM (Consejo Municipal de las Mujeres de Morón) fue como un antes y después en la vida de muchas, que pasaron de ser amas de casa a como ellas afirman “militantes por los derechos de las mujeres”.
Este proceso singular no hubiera podido hacerse individualmente:  “Hacerse mayores encierra ventajas como disponer de tiempos, perspectivas no imaginadas, capacidad para relativizar lo que antes parecía dramático y disfrutar del valor de la libertad, de las obligaciones que han desaparecido, de la posibilidad de decidir y anteponer los deseos antes postergados” (Coria, Freixas, Covas, 2005, p. 103).
La autora Isak Dinesen hace este proceso presente al afirmar que “Las mujeres cuando tienen suficiente edad para tratar cuestiones de mujeres con independencia, son las criaturas más poderosas del mundo” (1934, p. 83).
Por otra parte el proceso descripto por las mujeres más jóvenes, entre 18 y 30 años, ha mostrado la capacidad del CMM de acompañar diversas inquietudes y trayectorias vitales.
Puede evidenciarse que el CMM acompañó, contuvo y promovió el encuentro colectivo entre jóvenes brindando  información en materia de salud sexual con perspectiva de género y derechos que les permitió a las mujeres de la nueva generación, sentirse cómodas, escuchadas, aliviadas y contenidas en un espacio político. De hecho muchas de las jóvenes hoy trabajan con perspectiva de género en el campo del arte, la salud y  la academia, entre otros.
Es necesario destacar como es posible y es deber del Estado acompañar a jóvenes en el recorrido de la construcción de sus identidades de género y orientaciones sexuales. Dicho acompañamiento puede ser contenedor, promotor de la salud y de procesos de particularización de las niñas, que lejos de constituirse en idénticas, adolescentes expropiadas del saber sobre sus cuerpos y sus sexualidades puedan explorar/se conformándose en ciudadanas autónomas, protagonistas políticas (Fernández, 2004, p 97).
El CMM ha podido sostenerse como un brazo de  un  Estado local que ha promovido la libertad y ciudadanía de las jóvenes (la mayoría de sectores medios bajos) sin juzgarlas. Dicho rol del Estado es sumamente innovador respecto de los dispositivos públicos modernos que históricamente han fragilizado a las niñas (Fernández, 2004, p. 97) para convertirlas en seres dependientes de los otros.
Asimismo, en el caso de las funcionarias, se puede  inferir que han jugado un doble rol, por un lado el desafío profesional de incorporar la perspectiva de género en las políticas púbicas, analizando las posibles alianzas y conflictos, identificando las estrategias institucionales que permitan llevar adelante dicho proceso y por otro lado el impacto persona de haber transitado esta función.
El rol de concebir  la esfera pública  en clave feminista, en un gobierno local fue un desafío atractivo para las mencionadas funcionarias cuya labor articula la formación técnica, profesional y el  involucramiento personal y subjetivo en dicha tarea.
Recorriendo las entrevistas las funcionarias destacan los cambios en las vidas de las mujeres que han atravesado la experiencia del CMM; así como sus propias transformaciones y replanteos profesionales y personales.
Para finalizar a Marcela Lagarde y de Los Ríos aporta:
            Mirar a mujeres empoderadas permite sentir que es posible y hace suponer a quien observa que ella también puede. Así, la prueba de la eficacia de la emancipación de género está en las mujeres empoderadas. Por simpatía, sus logros y los signos de los poderes vitales implícitos en su identidad convocan a otras a mujeres a intentarlo. El aprecio por los avances logrados por movimientos de mujeres contribuye también a fortalecernos (s. f., p. 28).
Subjetividades políticas de las mujeres como efecto de las políticas de género
Montaño Virreira destaca el desafío de construir el “cuarto propio” en el Estado:
            Las Oficinas de la Mujer, Ministerios, Subsecretarías, Consejos o como se les llame, se han convertido en laboratorios, a veces exitosos, de reformas legales, cabildeo y presión política, diseño de programas, formulación de políticas, monitoreo de compromisos internacionales, diálogo intersectorial y trabajo a nivel local. Han proliferado las guías, investigaciones, conocimientos, programas de capacitación y otros, capitalizando la enorme experiencia acumulada por las organizaciones no gubernamentales y en muchos casos innovando procesos de investigación, ejecución de programas y proyectos (1998, pp. 4-5).
A partir del recorrido realizado a través de las entrevistas y las precedentes conceptualizaciones podríamos identificar al Programa Consejo Municipal de las Mujeres de Morón como un dispositivo que contribuyó a la construcción de subjetividades políticas de las mujeres que participaron propiciando el fortalecimiento de la autonomía, ciudadanía y autocuidado de las mismas.
Concebir al Consejo Municipal de las Mujeres como un dispositivo implica vincular las relaciones intra e interinstitucionales, las prácticas sociales de las mujeres y la agenda de género del Municipio. Estos elementos enlazados  impactan de algún modo  en  las formas de ser, hacer y conocer de las mujeres participantes en un momento histórico determinado de tal modo que se afirma que el dispositivo es un modo de constituir subjetividades
(Martínez Posada, 2013, p. 136).
Por lo tanto el concepto de subjetividades políticas al campo de las políticas públicas con perspectiva de género, se puede comenzar a concluir que un programa inserto en un gobierno local, con voluntad política y presupuesto para implementar políticas de género, que convoque a las mujeres a ser protagonistas a lo largo  del tiempo puede ser un dispositivo que permite potenciar el desarrollo de la autonomía, ciudadanía y autocuidado de las mismas. Promoviendo salud integral de las mujeres.
Considerando que las subjetividades están en permanente devenir, las políticas públicas correspondientes a un momento histórico y político determinado no solo influyen en las subjetividades sino que las crean y recrean, dando lugar a que nuevas posibilidades acontezcan.
Estas concepciones se enlazan con las políticas de género en el desarrollo (GED) que conllevan un profundo trabajo cultural de transformar las estructuras de la desigualdad, y no solo satisfacen necesidades coyunturales.
Desde esta perspectiva los cambios en las relaciones entre los géneros requieren transformaciones profundas en las instituciones, las políticas y las subjetividades.
Las políticas GED que tienden a la transversalidad de género requieren necesariamente que las personas responsables de liderar el gender mainstreaming atraviesen un proceso de empoderamiento y fortalecimiento ciudadano.
Comprometerse con las políticas de género transforma a las instituciones, así como a las personas que las llevan adelante.
En síntesis
Es posible  afirmar que una política pública de carácter local con perspectiva de género, que concibió a las subjetividades de las mujeres como dinámicas, nómades y políticas posibilitó una praxis técnico-política que desarrolló un proceso de transversalidad de género e interseccionalidad. Esto permitió que se transformen las subjetividades de las mujeres que participaron a lo largo del tiempo en el Consejo Municipal de las Mujeres de Morón.
Conclusiones
A partir de la investigación es posible concluir que:
·         El programa Consejo Municipal de las Mujeres como política pública local de promoción de la salud con perspectiva de género ha sido un dispositivo capaz de generar transformaciones en las mujeres participantes promoviendo el fortalecimiento de su autonomía, ciudadanía y autocuidado.
·         Los posibles modos en que impactó el Consejo Municipal de las Mujeres en las subjetividades entendidas como políticas,  no es monolítico ni absoluto sino que ha promovido la autonomía, ciudadanía y autocuidado de modo singular en cada mujer entrevistada.
·         Para que sean efectivas estas acciones debe trabajarse de manera planificada en el plano político, técnico y subjetivo.
·         Para que sean eficientes estas acciones deben permanecer en el tiempo.
·         Para que sean efectivas estas acciones deben planificarse, evaluarse y sistematizarse.
·         Las políticas públicas locales favorecen la participación de las mujeres.
·         El funcionariado responsable de estas acciones debe tener formación en políticas de género y promoción de la salud a fin de tener capacidad técnico-política de desarrollar procesos de transversalidad de género.
·         Las diversas características de las mujeres participantes (raza, orientación sexual, edad, clase, entre otras) ameritan la creación de dispositivos de intervención políticos basados en el concepto de interseccionalidad a fin responder  a las necesidades, deseos, propuestas e intereses específicos, tal como se evidenció en los grupos de mujeres entre 40 y 80 años respecto de las mujeres entre 18 y 30 años.
·         Debe asignarse presupuesto a este tipo de programa dada la probada efectividad de los mismos.
·         Es necesario que estas políticas sean identificadas como buenas prácticas a fin de ser sostenidas y replicadas.
·         La expresión de las voces de las mujeres en las políticas públicas es central para que las mismas puedan desarrollarse y perdurar en el tiempo más allá de los cambios de gestión.
Referencias
Amorós, C. (1997). Tiempo de feminismo. Madrid, España: Editorial Cátedra.
Aguado Herrera, I. (2007). Género y construcción de la ciudadanía.  Recuperado de http://www.aacademica.org/000-066/752.pdf
Arango Panesso, Y. (2000). Autocuidado de la salud: Reflexiones desde los aportes de género. Primer simposio Internacional de Salud y Género Sociedad Cubana de Medicina Familiar. Santiago de Cuba. Recuperado de http://documents.mx/documents/autocuidado-de-la-salud-5669e34a84c7f.html
Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID). (2004). Interseccionalidad: una herramienta para la justicia de género y la justicia económica. Revista Derechos de las mujeres y cambio económico, 9, 1-8.
Attardo, C. (2015). Psicólogas y Psicólogos por el cambio. Promoción de la salud con perspectiva de género. Revista Género y Salud en cifras, 13, 33-45.
Bang, C. (2014). Estrategias comunitarias en promoción de la salud mental: Construyendo una trama conceptual para el abordaje de problemáticas psicosociales complejas. Revista Psicoperspectivas Individuo y sociedad, 13, 109-120.
Bartolomé,  M. A. (2008). Procesos interculturales. México: Editorial Siglo XXI.
Bleichmar, S. (s.f). Entre la producción de subjetividad y la construcción del psiquismo. Recuperado de http://www.silviableichmar.com/articulos/articulo8.htm
Bonder,  G. (1999). El Estado en la mira de los feminismos. Argumentaciones y perspectivas. Buenos Aires, Argentina: Editorial CEM.
Bonder, G. (2005). El mejor resultado: aprendiendo de la experiencia. En seminario PRIGEPP Planificación. Recuperado del Programa Regional de Formación en Género y Políticas Públicas (PRIGEPP). http//prigepp.org
Bonder, G. (2007). Programación estratégica, análisis prospectivo y tecnologías para el cambio organizacional. La gestión y evaluación de políticas de equidad de género. [Hipertexto]. Recuperado del Programa Regional de Formación en Género y Políticas Públicas (PRIGEPP). http//prigepp.org 
Burin, M. (1992). Nuevas perspectivas en salud mental de las mujeres. En Fernández A. M. (Ed.), Las Mujeres en la imaginación colectiva. Una historia de discriminación y resistencias (pp. 314-331). Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós.
Braidotti, R. (2000). Sujetos nómades. Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós.
Czeresnia, D. & Machado De Freitas, C. (2006). Promoción de la salud: Conceptos, reflexiones. Buenos Aires, Argentina: Editorial Lugar.
Coria, C., Freixas, A. & Covas, S. (2006). Los cambios en la vida de las mujeres. Temores, mitos y estrategias. Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós.
Delgado Ballesteros, G. (2012). Conocerte en la acción y el intercambio.  La investigación:
acción participativa.  En Blázquez Graf, N., Flores Palacios, F., Ríos Everardo, M. (Eds.), Investigación feminista Epistemología, metodología y representaciones sociales (pp. 187-216). México: Editorial Universidad Autónoma de México.
De Barbieri, T. (2004).  Más de tres décadas de los estudios de género en América Latina. Revista Mexicana de Sociología, 66, 197-214.
Dinesen, I. (1934).  Seven Gothic Tales.  Dinamarca: Editorial Random House.
Eliécer Martínez Posada, J. (2013). El dispositivo como grilla de análisis de las subjetividades.  En  Echandía C. L., Díaz Gómez A. & Vommaro P. (Eds.),  Acercamientos metodológicos a la subjetivación política: debates latinoamericanos (pp. 136). Bogotá, Colombia: Editorial Clacso.
Fernández, A. M. (1993).  La mujer de la Ilusión. Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós.
Fernández, A. M. (1997). Por una ciudadanía de las niñas. En Taller embarazo y maternidad adolescentes. Kingston, Jamaica: Editorial Oficina regional de UNICEF para América Latina y El Caribe.
Fernández, A. M. (2004). Las lógicas sexuales: amor, política y violencias. Buenos Aires, Argentina: Editorial Nueva Visión.
García Fanlo, L. (2011). ¿Qué es un dispositivo, Foucault, Deleuze, Agambem?.  Recuperado de http://serbal.pntic.mec.es/AParteRei/fanlo74.pdf
González  T., Aguilera M.  &  Torres C. (2013). Investigar subjetividades y formación de sujetos en y con organizaciones y movimientos sociales.  En  Echandía C. L., Díaz Gómez A. & Vommaro P. (Eds.), Acercamientos metodológicos a la subjetivación política: debates latinoamericanos (pp. 49-70). Bogotá, Colombia: Editorial Clacso.
González  T., Aguilera M. & Torres C. (2013). Investigar subjetividades y formación de sujetos en y con organizaciones y movimientos sociales. En  Echandía C. L., Díaz Gómez A. & Vommaro P.  (Eds.), Acercamientos metodológicos a la subjetivación política: debates latinoamericanos (p. 53). Bogotá, Colombia: Editorial Clacso.
Guzmán, V. (1998). La equidad de género como tema de debate y de políticas públicas. En seminario PRIGEPP Políticas. Recuperado del Programa Regional de Formación en Género y Políticas Públicas (PRIGEPP). http//prigepp.org
Guzmán, V. (2007). Análisis comparado de legislación, políticas públicas e instituciones orientadas hacia el logro de la equidad de género. [Hipertexto]. Recuperado del Programa Regional de Formación en Género y Políticas Públicas (PRIGEPP). http//prigepp.org
Kaplan, T. (1990). Conciencia femenina y acción colectiva. El caso de Barcelona, 1910-1918. En  James S. AMELANG y Mary NASH (Eds.),  Historia y género  (pp. 267-295). España. Editorial: Universidad de Valencia.
Lagarde y de Los Ríos, M. (1997). Claves feministas para el poderío y la autonomía de las mujeres. Nicaragua: Editorial Puntos de Encuentro.
Lagarde y de Los Ríos (s. f). Vías para el empoderamiento de las mujeres. Recuperado de http://yosoyjoven.com/assets/biblioteca/empoderamiento%20lagarde.pdf
Ley N° 26.743 (2012). Identidad de Género. Recuperado de http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/195000-199999/197860/norma.htm
Merthy, E. (2006).  Salud: Cartografía del trabajo vivo. Buenos Aires: Editorial Lugar.
Montaño Virreira, S. (2007).  Gobernabilidad democrática e igualdad de género en América Latina y el Caribe. Naciones Unidas, Cepal LC/L.2726.  Recuperado de http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/2835/S2007608_es.pdf.txt
Municipalidad de Morón (2006). Plan de igualdad entre varones y mujeres 2006-2008. Recuperado de http://www.fes.org.ar/PUBLICACIONES/PIO.pdf
Municipalidad de Morón (2010). Plan de igualdad entre varones y mujeres 2010-2014. Recuperado de http://library.fes.de/pdf-files/bueros/argentinien/08132.pdf
Municipalidad de Morón (2007). Ordenanza Municipal Nº 9102/2007: Tema Consejo Municipal de la Mujer. Recuperado de http://www.hcdmoron.gov.ar/Archivos/digesto/SALUD%20Y%20DESARROLLO%20SOCIAL/ORD.%20CONSEJO%20MUNICIPAL%20DE%20LA%20MUJER.pdf     
Organización Mundial de la Salud (1986).  Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud. Recuperado de  http://parquedelavida.co/index.php/el-parque/banco-de-conocimiento/item/112-carta-de-ottawa-para-la-promocion-de-la-salud-canada-1986
Organización Panamericana de la Salud (1994). Hacia un Modelo Integrado de Atención a la Violencia Intrafamiliar: Ampliando y consolidando las intervenciones coordinadas del Estado y la Sociedad Civil 1998-2001. Recuperado de http://genero.bvsalud.org/dol/docsonline/0/4/040-gph4.PDF
Piedreahita Echandia, C. L. (2013). Reflexiones metodológicas. Acercamiento ontológico a las subjetivaciones políticas.  En  Echandía C. L., Díaz Gómez A. & Vommaro P. (Eds.),  Acercamientos metodológicos a la subjetivación política: debates latinoamericanos (pp. 15-31). Bogotá, Colombia: Editorial Clacso.
Piedrahita Echandía, C. L. (2013).  Reflexiones metodológicas. Acercamiento ontológico a las subjetivaciones políticas. En  Echandía C. L., Díaz Gómez A. & Vommaro P. (Eds.), Acercamientos metodológicos a la subjetivación política: debates latinoamericanos (p.  25). Bogotá, Colombia: Editorial Clacso.
Rosenfeld, M. (2007). Programación estratégica, análisis prospectivo y tecnologías para el cambio organizacional. La gestión y evaluación de políticas de equidad de género. [Hipertexto]. Recuperado del Programa Regional de Formación en Género y Políticas Públicas (PRIGEPP). http//prigepp.org 
Santos,  B. de S. (2006). Renovar la teoría y reinventar la emancipación social. Buenos
           Aires, Argentina: Editorial Clacso.
Santos, B. de S. (2009). Epistemologías desde el Sur. México: Editorial Siglo XXI-Clacso.
Scotto, B. & Zárate J. (2012). Documental Encuentro Nacional de Mujeres, 2012. Recuperado de http://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/ver?id=119406
Stolkiner A. & Solitario, R. (2007). Atención primaria de la salud y salud mental: La articulación entre dos utopías. En D. Maceira (Comp.), Atención primaria en salud enfoques interdisciplinarios (pp. 121-146). Buenos Aires: Editorial Paidós.
Tájer, D. (1998). El fútbol como organizador de la masculinidad. Revista  La Ventana, 8, 248-268.
Tájer, D. (2001). Las Mujeres como actor social en el especio local-su contribución a la construcción de políticas de salud basadas en la ampliación de ciudadanía. En Luz M., Pinheiro R. & Borgia F. (Eds.) Descentralización y nuevas formas de gestión social. Brasil: Editorial UERJ ALAMES (mimeo).
Tájer, D (2009). Heridos Corazones. Vulnerabilidad  coronaria en varones y mujeres. Buenos Aires, Argentina: Editorial  Paidós. 
Tájer, D., Attardo, C., Ceneri, E., Cuadra, E., Cunningham, M., Fontenla M., Gaba, M., (…) Zamar,  A., (2012). Género y Salud. Las políticas en acción. Buenos Aires, Argentina: Editorial Lugar.
Torres, A. (2007). Identidad y política de la acción colectiva. Organizaciones populares
           y luchas urbanas en Bogotá, 1980-2000. Bogotá, Colombia: Editorial UPN.
Zemelman, H & León, E. (1997). Umbrales del pensamiento social. Barcelona-
México: Editorial Anthropos.
Zemelman, H. (1998). Sujeto, existencia y potencia. Barcelona: Editorial Anthropos.
Zemelman, H. (2002). Necesidad de conciencia. Un modo de construir conocimiento.

                   España: Editorial Anthropos. 

1 Extracto de la Tesis original. Trabajo presentado en el Foro de Psicoanálisis y Género XIII Jornadas Internacionales "Estallido de los binarismos y nuevas experiencias vitales en tiempos de violencias. Reflexiones desde las teorías psicoanalíticas y los estudios de género, 4 de noviembre de 2017

domingo, 27 de agosto de 2017

¿Objeción de conciencia u objeción a los derechos?*

Este artículo forma parte de la necesidad de seguir creando estrategias para garantizar el acceso al derecho a al aborto legal, seguro y gratuito en Argentina efectivizando lo establecido en el Protocolo para la Atención Integral de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) del Ministerio de Salud de la Nación.  (MSAL, 2015).
El protocolo ILE establece:
“En su fallo “F., A. L. s/medida autosatisfactiva”, de marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), en su carácter de último interprete de todo el sistema normativo del país, estableció que quien se encuentre en las condiciones descriptas en el art. 86 inc. 2del Código Penal “[…] no puede ni debe ser obligada a solicitar una autorización judicial para interrumpir su embarazo, toda vez que la ley no lo manda, como tampoco puede ni debe ser privada del derecho que le asiste a la interrupción del mismo ya que ello, lejos de estar prohibido, está permitido y no resulta punible” (CSJN, 2012: considerando de esta forma, en la Argentina toda mujer, niña, adolescente y, en general, toda persona con capacidad de gestar, tiene derecho a solicitar una interrupción legal del embarazo que cursa según los mismos estándares de calidad que el resto de los servicios de salud, cuando:
·  el embarazo representa un peligro para la vida de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios;
• el embarazo representa un peligro para la salud de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios;
• el embarazo proviene de una violación;
• el embarazo proviene de una violación sobre una mujer con discapacidad  intelectual o mental.”
Principios rectores de la ILE
“Estos principios surgen de la normativa internacional de derechos humanos con rango Constitucional para nuestro país (art. 75, inc. 22), de la propia Constitución y la legislación argentina. Entre las más importantes se encuentran la Ley de Derechos del Paciente (26.529), el Régimen Legal del Ejercicio de la Medicina (Ley 17.132) y la Ley de Protección Integral a las Mujeres (26.485)”. (MSAL, 2015).
Objeción de conciencia según el protocolo ILE
“Toda/o profesional de la salud tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia con respecto a la práctica del aborto no punible, siempre y cuando no se traduzca en la dilación, retardo o impedimento para el acceso a esta práctica médica (CSJN, 2012). La objeción de conciencia es siempre individual y no institucional. De acuerdo a esto, todos los efectores de salud en los que se practiquen Ias ILEs deberán garantizar su realización en los casos con derecho a acceder a ella.”
Objeción a los derechos humanos
Mi planteo, independientemente de las discusiones al interior de los feminismos sobre incorporar la objeción de conciencia a los proyectos de ley que  garanticen el derecho al aborto y su despenalización; tiene que ver con derribar un obstáculo simbólico que seguimos arrastrando.
¿Por qué seguimos llamando objeción de conciencia al incumplimiento voluntario de un derecho como es la ILE?.
¿Qué es la conciencia?, ¿Quiénes están con-la-ciencia, tienen el saber científico y moral, y en tanto son capaces de objetar?.
 ¿De qué lado quedamos las personas que luchamos por garantizar derechos?.
La lógica dicotómica y binaria patriarcal juega de nuevo. Estarían quienes tienen ciencia, que hacen su examen de conciencia y objetan un derecho desde una supuesta ética. Esto es muy peligroso ya que implica una operación lógica que expulsa automáticamente del lado de la No ciencia y de la No ética a quienes pugnan por garantizar los Derechos Humanos, que aparecen como seres caprichosos incapaces de tener fundamentos sólidos.
 ¿Les suenan conocidas las siguientes premisas binarias patriarcales: racional-intuitiva, ciudadano-tutelada, capaces-incapaces?, ¿masculino-femenino?; deslizamientos simbólicos de la tan conocida Histeria y los clásicos caprichos uterinos.
Recuerdo de pequeña, educada en la religión católica, que debía hacer un examen de conciencia antes de acceder al sacramento de la confesión, allí pensaba en todos los pecados y debía confesarlos para ser perdonada.
¿Cuánto de esta carga simbólica arrastramos aun al interior de nuestras estrategias políticas a favor de los derechos humanos de las personas con la capacidad de gestar?.
Es para celebrar que llamemos Interrupción Legal del Embarazo a lo que antes se llamaba aborto no punible pero no es suficiente. 
Propongo la deconstrucción del término “objeción de conciencia”; llamando “objetores/as  a los  derechos” a quienes dañan con sus intervenciones, obstaculizan e impiden la efectivización de la ILE.
Porque de eso se trata, el poder también nomina, estemos alerta, porque somos sujetas de ciencia, de conciencia y de ética.
No olvidemos que toda ciencia es política.


*Mg. Clara Attardo. Docente de la Diplomatura en Géneros, Políticas y Participación. Universidad Nacional de General Sarmiento.